Entradas de septiembre de 2011

Poesías

PIES DE CALLE

Por , en 30 de septiembre de 2011

La calle de los eucaliptos
dibujó mis medias con memoria/
Dobló el rugir del viento su danza
y gimientes sus hojas de curada herida
sonaban como
voz silente de calmo océano/

Enmarcan mi vista y
su ojo
persigue mi forma de zapato,
hasta que sus manos
tocan suave mi puerta/

Entran silbando el eco
en las nostálgicas paredes
y cuando exhausto estoy
me dejan su sonrisa de papeles
cubriendo mis pies de medias descalzos
refrescando mis diários zancos/

Comentarios (0)
Poesías

ALIMENTO MIO -de azul

Por , en 30 de septiembre de 2011

La dura piedra aguda
rindió sus lastimadas aristas
al roce de tu mano de suave artista.
El alga prendida abrió
su húmedo hocico de centro
a tu mirada de acerba saeta,
clavando la punta en las dos niñas
que juguetean en tus ojos,
mientras evaporas tus diluidos aromas
entra mi corazón de piel en celo.
¡Es ahí!
Cuando tu aliento funde con el mío
conjugado los rostros de liberadas mascaras
Impregnas tu alma en mis zonas de cristales construidos y
tus mieses doradas nadan las riberas del trópico aire/.

Fue así como tu espuma invadió mi espesura/
Tu nutrida sal marina alimentó mi sed de brotes,
mi verde sangre maceró su adulta uva
y mi olor desnudo estimuló la nocturna brisa en vela/
Penetro tu silencio acumulado en la tarde,
mi palabra muda reclama tu aullante presencia/
El grueso alambre del ave dejó su pisada de evidencia/
al descender la mirada a tus pies de pan/
¡Alimento mío!
De todas las entrañas que nutres
trasvasas la distancia del hollejo
y acumulas en mi los ocales/
Al vuelo de tus alas
mis ojos duermen su permanencia,
bajo la cálida sombra
de la trémula mariposa que en ti parpadea.

Comentarios (0)
Poesías

HOJA MIA PARECES

Por , en 30 de septiembre de 2011

Hoja de otoño pareces
cuando doblas tu espalda de espiga y
sobre tu vientre danzan en circulo los labores de la niebla
batiendo sus plumas de libre gaviota,
frente a tu exacto pecho amarrado al nenúfar.
¡Hija del tilo y la pasionaria!
Calmas la mordida de las bestias y
en tus pestañas inicia la violeta su rito de fuego.
Al silencio de tu paso desnudo
el mar en remolino tuerce su ebria ola,
el crujir del agua resuena como badajo…
Latido de caracolas y campanarios.
¡Hoja mía!
Mis ojos de guerra duermen su reposo de espalda y
mis hombros de honra circulan tus ardores.
Con tu doble sonrisa de simultaneo abrazo
y tu labial carne de ferrosa alga nutres mi sed de redes.

Errante como alada ameba donde la niebla deja su sello
acoplas a mis pieles tus sudores.
¡Ah, mi amada en silencio!
Abre tus párpados de amapola
que he venido a dormir bajo su sombra de parasol y mariposa.

¡Raíz y árbol de tierra mía eres!
Con la espesura de la arcilla edificada,
la humedad llora en su rama de trueno por tu lágrima
y tu… Hoja…
¡Hoja mia!
Destronas la potestad del océano en maremoto
cuando explotas en mis brazos tus espumas de romántico arrullo.
Hasta mi sombra sabe de tu tendida piel de hoja y
mi amor de pergamino escribe a diario
con la sangre rosa de tu piel empapelada.
¡Estuario de mis besos!
Pareces el muelle guardián de mis labios en ti coronados.

Comentarios (0)
Poesías

EL RENUEVO DE AHINÁ – dedicatoria – de anuario

Por , en 30 de septiembre de 2011

Lloró mucho luto por sus pestañas
de trunca historia/
La niebla opacó su mirada
de antiguo corazón leñoso/
Ya olvido,
hoy hundido madero de barca
quemando su lúgubre patrimonio

La senda de la pena la llevó
al puente de la tristeza
del que no regresan
los ojos sin horizonte/

Pero ella es fuerte quebracho
de corazón, robledal de alma
Y sueña…
Sueña con arrojo de Cid
su amante espiga de mujer
incrustada en su sentir/

Ahora bina la nueva tierra
y recupera los frutos de la sombra/
El canto del ave trémula
fortaleció su himno de esperanza/
Verdor nuevo
en una piel de conquista resucitada/

“A mi entrñable amiga y colega
Anahí del Giudicce”

Comentarios (0)
Poesías

HUELLAS – de crepusculo

Por , en 28 de septiembre de 2011

Me hallaste con el alma en la cornisa/
El corazón cuajado en el fermento de la soledad/
Con mi decisión indecisa y el miedo a amarte flotando mi piel.
Sostuviste mi cansino paso y mi dulzura de hongo agrio.
Me diste tu amor como sello y tu beso en los profundos tajos de antaño/
Azules labios de hematomas/ Besos pasados/
Cicatrices de amores olvidados/
Socavaste mi raíz de agua/
Una Venecia hundiéndose en milímetros bajo mis pies.
Tu palabra fue mi góndola y remo de agua,

Nos conocimos tras el vidrio/
Rostros ausentes y mudas voces/
Dos ríos gruesos como venas yugulares
extendían la distancia de nuestro margen de piel…
Luego llegó el sonido/
Luego la sustancia de roces/
Luego los penetrantes aromas/
Luego el amor/
El perdurable amor hasta el hoy
y el voluptuoso futuro encinto de almas/
Aunque el camino lleve su espina
no hallará el paso del hastio/
Nuestras huellas de construcción dispusieron su invernadero compartido.

Sin duda, lo que te debo es de colosal zona vegetal/
De inmenso cielo estrellado, de galaxia forestal/
De vertical precipicio
como el murallón del mar en la barranca de los aullantes lobos marinos/
Casi mínimo en la pendiente de las Rocallosas

Me das amor a borbotones/
Con tu beso tecleas mis ojos doloridos.

Comentarios (0)
Poesías

EN CADA PUERTO – de anuario

Por , en 28 de septiembre de 2011

Antes de la dársena
descansan los oscuros barcos
bajo una catedral de cómplices lunas/
Fondean moles de hierro en el puerto..
O en todos los puertos del mundo.

Los astros demoran sus relojes
al afónico marino bajando en multitudes
de escalinata oblicua su oceánico cansancio/
Ronda el aire y sus narices de salitre
buscando el alegre alcohol
en las plagadas calles de las mujeres con pólvora/
Detrás de las sombras también andan
errantes figuras de tísica mirada…
Vagabundos/ Perdidos/
Pérfidos proxenetas y bohemios/.

Pero siempre hay un hueco claro
en la mano amable de las casas
sonando música con flores de cascabel,
arriman su vereda de agua a los muelles
donde en alguna baldosa
de esta húmeda acera alguien espera…
Alguien es esperado…

Con el dulce sabor del tiempo
trae un barquillo de papel en mano/
Cuando diluye la bruma
anuncia el alba sus clarines naranjas/
Briosos renacen
los pájaros a la cita de los enamorados/
En las largas calles adoquinadas, en este
y en todos los puertos del mundo
alguien espera reconocer una silueta
Alguien es esperado
por una mano que saluda…..
agitando blanco pañuelo en su palma/

Comentarios (0)
Poesías

EL BAILE SONÁMBULO – surrealismo

Por , en 28 de septiembre de 2011

Paráfrasis a Rimbaud

Ellos danzan afable ahogado con sus gélidos tobillos amputados/
El rígido fervor de una piedra muerta en sus sienes
y los amotinados gusanos en su frente
peinan sus huecos abismos trepanados/

Como un zombi ejercito fallecido, dementes aplauden
canción para mi muerte y sobreviven sus esferas craneales carcomidas/
Lucen sus grasientas corbatas, su espalda de lloroso trigo y corvada espiga/
Guantes de agujero, corona de estigma, puñetazo de mejilla dormida/

Bailan y bailan el compás tribal de la solitaria arpía/
Idolatran a Tanatos que los retiró de una vida de ira
y de a ratos gozan una valkiria penetrada por Eros,
así llevan aliviados el despojo inerte de sus huesos/

Una madame y un sordo usurero copan la pista del asfixiado Vals,
con la loca oreja de van Gogh confunden el violín con el atabal/
En precipitada orgía de voces siguen el caos de la batalla,
imitan los roces y amanecen más pálidas sus caretas demacradas.

Es el baile sonámbulo al que la vida no me ha invitado,
en los salones sin taco donde todos los escalones llevan al purgatorio/
Sin culpa de manco ni amputado lucen sus pechos horadados/
A su costado va la barca y los muelles de un cuervo estrado/

Entran su sonámbulo paso de inmolada capilla
con sus dentellados talones pegados a la barbilla/
En vano fustigan al corcel sus órganos de hierro
con su carne sajada por el Diablo sin criterio/
Vivan sus hurras,
ya aplauden sus besos dormidos
al pecho de las gráciles damiselas muertas/
De la furiosa critica y los comentarios no se asombran,
invocan a Merlín con sádica fusta y siguen su baile de horca tiesa
rodando su cabeza
sin la roja amenaza del dolor en su esqueleto de hambruna
y con anestesiado placer,
al alba, despreocupados continúan la danza en la pista suicida.

Comentarios (0)
Poesías

EL RÍO y LA GARZA – de anuario

Por , en 28 de septiembre de 2011

La garza estaba allí/
Algo temblorosa y erguida
en sus ángulos blancos/
Estable en su única pata
y su recogida rodilla
mostrando su elegante desolación/

El río marrón aclaraba su pureza
admirándola con ojo seductor/
En la próxima distancia
su mirada perdía la ecuación/

La garza de celeste cuello
era lo más cercana a la belleza
cuando se hizo mapa de cuerpo electo
y su corazón de mujer exprimía
su alma enropada de rosas aguas y
vertía sus lavas candentes
emigrando los fríos nostálgicos del río/

Comentarios (0)
Poesías

REPOSO DE NIÑA – crepusculo

Por , en 26 de septiembre de 2011

Que ves por tu ventana mi niña cerrados tus ojos de ensueño?
Quizás retoces en fragantes remolinos
que despierta nunca olerás.
No cohibas tu soñado sueño
ni asomes tus dos gemas
hasta que la felicidad
halla bañado tus cristalinos de espejo/
Mecida vas en columpios soleados
decorando un mundo diánico
con infantes siluetas de muñeca.
Sigue tu sueño dormida
que al abrir tus ojos de persiana
el sol rutilante del alba
traerá frondas de pétalos en manojos.

Que ves por tu ventana mi niña?
La cálida luz del verano al resguardo.
La alfombra que vuelas cada otoño
al desnudo de árboles sin pudor,
soltando su ropaje a tu presencia/
Me cautiva tu magia de talismán y
las pintadas lunas en tu cuaderno escolar
cuando con risa de trigo parece que ríes/

Al pisar tus sueños con los míos
en los portales de tu hermosura
donde reposa el algodón su blancura.
quedarán mudos los astros paseando cosquillas en tu vientre
con la caricia de la mariposa estrella y su sonrisa.

¡ Al pasar los años sobre tu espalda
Tal vez pronuncies… Tu estabas en mis sueños.
Escudándome de la bruma/
Aún escucho tu voz serena de cuando la luna
reposaba entre dos montañas azules.

A mi amada hija Balbina

Comentarios (0)
Poesías

POR TU FRENTE – de azul

Por , en 26 de septiembre de 2011

La luz del rayo había temblado…
El mar era verde silencio de ostra.
En lo astral la luna iba ejerciendo su dominio
cargando sus depósitos de farolas y
los bronces del clarín anunciaban
su melódica presencia de ocaso,
del alba recuperada llegaban tus pies de salitre.
En tu cintura la violeta depuraba su aroma
donde el caos estampó
su orden en tus caderas de primavera/
Llevabas tu cara mojada con las virtudes
alimenticias del rocío,
tus manos recogían el oro del trigo y
el sol escondia su rubor naranja de vergüenza.

¡Amor!
Nada te despojó de tu blanca piel pura
ni ablandó las albinas algas de tus muslos,
tu esencia conservó sus dones y
cuando tu boca invadió el aire
en mis pabellones de carne blanda
entraba el zumbido de la abeja.

El día halló su hora de ecuación exacta
cuando tus rosados balcones
abrían su concha de pétalo curioso asomado al eclipse y
el pistilo abrumó el limite de su volumen
al agruparse rojizas coronas en tu frente.

Comentarios (0)
Página 1 de 912345...»

Secciones

© Copyright 2018, Blogestudio. Red de blogs, SEO and Webs 2.0

Powered by WordPress

Creative Commons - Some Rights Reserved
 
Un proyecto realizado por Blogestudio