Poesías

A veces escribo poemas

Por , en 12 de noviembre de 2007

Algunas veces escribo poemas,
los que buscan sin descanso
en el fondo de las almas buenas
las virtudes del hombre manso,
del que lleva entre sus venas,
del dolor, las agobiantes penas,
dura espina de sus pies descalzos.

A veces escribo poemas…

RG

Comentar | Trackbacks Cerrados.

4 Comentarios en “A veces escribo poemas”

1

DIARIO: UN SECRETO A VERSOS

Aquí sigo, con mi diario de a bordo.
Si no abordo algún tema
¡qué dilema! Pues necesito liberarme,
soltarme y soltar mi mente,
desastroso ente, que no sabe vivir si no comparte.
¡¿cómo contarte?!
Mejor pongo punto y a parte.

MI DIARIO, UN LIBRO POCO RUTINARIO

Como escribir un diario
suele resultar complicado,
a una conclusión he llegado:
Si va a ser, que sea estrafalario.

Así, mientras que lo escribiese,
haría reír al curioso
porque, aunque nada dijese,
bien me guardaría
de que pareciera soso.

Contaría fechorías
de la vida de otra gente,
pues yo, joven e inexperto ente,
aún muchas no he cometido.

Pero antes de iniciarles
a una sarta de aventuras,
de militares marciales;
de milicianos marcianos;
de bailarinas que posan;
de posos que bailan;
pozos sin fondo;
de agujeros negros, que no serán remendados;
de estrellas;
de estrellados;
de pegatinas y algún que otro cuento de pegote;
antes de todo esto,
un prólogo,
un parrafillo
para introducir las historias
de todos los personajes
que he nombrado,
y de sus hermanos, primos,
padres, abuelos y padrinos,
familias lejanas
o que están al lado
pero que se limitan a mirar hacia otro lado.
De todos ellos y de muchos más,
Tengo que decir:

Que no son ficticios;
que lo que imagino
no es del otro mundo;
que él es precisamente,
mi musa, Mushu, o lo que sea;
que puede darme más ideas quien sea,
si lo desea;
que irán apareciendo poco a poco,
o de mucho en mucho tiempo,
depende de cada uno
y de su apretada agenda,
que aunque provinentes sean
de mitos o de leyendas,
tienen derecho al descanso;

y aquí, descanso.

2

CONTINUACIÓN DEL DIARIO

Hoy toca, por cumplir, escribir algo.
Y mientras el pirata espera un rescate, medio loco de remate,
Nosotros viajamos a otro siglo con esta fantástica máquina del tiempo
Que es la imaginación;
como guía, pondremos a la inspiración
para que haga de viento.

Y en estas tierras lejanas, “hay” una vez (porque nosotros lo vivimos en presente)
Una lechuga tan verde,
que, si fuera una fruta, aún sería incomestible.
Hoy ha salido el granjero con ánimo para arrancarla del huerto.
Y piensa la desafortunada: ¡dichoso dicho, “caguensusmuertoh”!!
¿quién se inventó lo de que “Dios ayuda a quien madruga”?
Seguro que alguien a quien no le gustaba la lechuga.

3

DE UN PIRATA

Vengo a contaros la historia
de un pirata y de un naufragio.
El pirata no tiene nombre;
lo perdió junto a su barco,
su tripulación y su honra.

Sólo le quedan consigo,
una bala y su sombrero.
Este lo lleva siempre puesto,
no por guardarse del frío
-estamos en pleno estío-,
sino por que no se diga
que a un valiente bucanero
valiente calva corona.

La bala no puede usarla,
porque no lleva pistola:
Y, aunque la tuviera, el fiera,
de su pecho tatuado,
el proyectil mencionado,
jamás sacarlo podría.

¿quién diría
que el que fue en su día
el bravo Rey de los mares,
gobernante sin trono,
voz de trueno,
bucanero insuperable
de tripulación incontable,

se encontraría algún día solo,
llegando a parecer bueno,
por solo tener consigo
una bala bajo el hombro,
y un remendado sombrero
que le tapa el poco pelo
que quedole tras mesarlo
por la desesperación?

Solo quien lo hubiera visto,
además de conocerlo
sería capaz de hacer
semejante afirmación.

Pero en la isla desierta
a la que llegó nadando
solo viven unos monos,
un loro y varias serpientes.

Y, a no ser que dicha gente
pueda hablar de lo que vio,
el pirata está perdido;
tendrá que buscar abrigo
pues no tiene más opción
que permanecer alerta
y esperar algún milagro.

Lo que pasa es que el diablo
ha sugerido otros mares
a quien podría salvarlo;
de modo que en dichos lares
ni las sirenas habitan
(a ellas les ha prometido
un balneario gratuito
en la otra punta del mundo).
Y a estas horas, mientras hablo
del destino tan incierto del pirata,
me doy cuenta de lo cierto
que es que el sueño importa más que nuestra historia,
Que con sueño lo único que se relata
Son ovejas, o granos de arena,
o ballenas, si nos sentimos piratas.

De modo que hasta mañana
y ya os seguiré contando
lo que le pasa
a esta rata de mar
que, al salir de la alcantarilla,
perdió de vista la rejilla
de ésta, y, queriendo regresar,
no supo volver a casa.

4

Bandera ecuatoriana estandarte de tres colores.
Al viento de la mañana, ya flameas con honores.
El amarillo simboliza la abundancia y fertilidad de nuestros cultivos y la tierra.
El azul representa el color del cielo y el mar.
El rojo representa la sangre derramada de nuestros héroes.
¡Qué bonita es mi Bandera qué bonitos su colores!
!No hay Bandera más hermosa que mi Bandera ecuatoriana!

Lic. Karina Escalante

Deja tu comentario

 

 

 


 

Secciones

© Copyright 2019, Blogestudio. Red de blogs, SEO and Webs 2.0

Powered by WordPress

Creative Commons - Some Rights Reserved
 
Un proyecto realizado por Blogestudio