Poesías

LA CASA ESTÁ VACÍA – de anuario

Por , en 16 de octubre de 2011

La casa esta vacía/
Vacía de almas y temblores
Vacía de muebles y tenedores/
Platos y patines,
vacía de miradas y quejas/
De pies que giraban sobre la cera patinando/
Mas vacía de ropas que un sórdido asaltado/

La puerta en pie aguarda
como una boca en… ¡Hola!
que alguien entre su paso precipitado/
Los marcos tienen el orden del hóspito abrazo/
Pero la casa sigue vacía de vísceras/
De risas y lamentos/
Sin sillas, pantallas ni radios,
parece un refugio de calvario
más cuidado que bunker tirano/
En mi corazón persistente el dolor de vida ausente/

Pero en mis sueños aun retumban
pájaros trinando campanarios,
vivir un silencio compartido de pareja
o una ruidosa charla desordenada/
Un suspiro sorpresivo o tantos labios que he besado/
Un planeta de doble columna/
Un fino cuello de apreciada botella
y dos carnes exaltadas de rojo
bajo una nariz que antes llamaba labios/

Sigue vacía la casa… Ni el buzón ni el cartero
dejan una remembranza/
Tan vacía que hasta él último fantasma ha huido,
y solo recuerdo el penúltimo sonido del timbre
anunciando mi hora consumida/
El solitario espejo
tomó la posición antípoda del vidrio de Dorian,
y me ve como una copa rota de cristal barato
cuando asomo mi rostro barbudo de monotonía/

Sigue vacía… Sobrante de inútiles grifos/
El agua parte las paredes
donde el hongo hizo su estable morada/
Me espera mi ducha que lave algún pecado/
¡Que mucho ruido haga!
Y cuando mojado salga
quizás halle el silencio de labios
en una boca fémina de sorpresa que curiosa ha entrado/

La casa sigue vacía/
Pero el alma plena y caminante
se escurre por las mirillas de las puertas/
Las ventanas destraban mi mirada
al rayo de luz dorada/
Por si acaso, en las veredas, dejé un llamado,
una extendida túnica de mentira,
un número de habla real/

Mientras…
La lengua plena de licores,
los dedos embriagados de nicotina
resuelven en debate con la soledad
exigiendo su urgente retiro/
Que el vacío lleve su plaga fagocitaria
y entren florecidos carmines
en las manos de mi esperada Dama/
Hasta que exploten las paredes su catacumba y
amanezca la casa con el lleno del metal y el madero/
Desde el habla del amigo a la esfinge cortesana,
hallen su Bienvenida de entrada,
sea por la puerta o por las ventanas/

Comentar | Trackbacks Cerrados.

Comentarios de “LA CASA ESTÁ VACÍA – de anuario”

Aun no se han realizado comentarios.

Deja tu comentario

 

 

 


 

Secciones

© Copyright 2017, Blogestudio. Red de blogs, SEO and Webs 2.0

Powered by WordPress

Creative Commons - Some Rights Reserved
 
Un proyecto realizado por Blogestudio