Poesías

Legado

Por , en 21 de octubre de 2009

A todos, por herencia dejo algo,
grabado en el sueño terrestre
donde habito el más allá de mi vivir.
Pero a ti te dejo todo lo que quiero:
una corona de pétalos azules,
el viento errante, la ola que olvida
la memoria de su cauce;
la alta copa dadivosa de vida
por donde llegaré hasta tu sed,
como un milagro,
donde se escuche el alma,
el alma de mis versos.

Y ellos te dirán, que amé siempre
la risa jubilosa,
las alegrías abiertas del asombro;
que presentí el momento
en que amaría la tristeza;
el otoño que rasguña
las sinrazones de sus noches;
la primavera, que es a veces
la efigie de la muerte.
A ti, a ti, te dejo la razón de todo.

Porque he marchado mi tiempo
despidiéndome poco a poco
de todas las cosas cotidianas:
un dulce aroma de tierra envuelta en lluvia,
las frutillas bajo el sol de noviembre,
los ojos de los peces ahuecando un misterio;
el vino morado en las gargantas,
los altos presagios de las noches sin sueño.
A ti, a ti, te dejo todos estos versos.

Porque por ti, detuve el río, caminé los mares,
navegué las montañas, remonté las llanuras;
fabriqué altas murallas de ternura
donde el agua abanicó su transparencia;
deposité el amor sobre la rama:
en el nido caliente; siempre hilvanando versos.
Y no tengo otra cosa que ofrecerte.

A ti, continuación astral de mi existencia,
constelación añil de mis anhelos,
mi razón de vivir, mi sangre entera,
A ti, mi hija, te entrego este legado de palabras,
para que no mueran, en el hueco sin tiempo
del silencio.

Lidia

Comentar | Trackbacks Cerrados.

Comentarios de “Legado”

Aun no se han realizado comentarios.

Deja tu comentario

 

 

 


 

Secciones

© Copyright 2019, Blogestudio. Red de blogs, SEO and Webs 2.0

Powered by WordPress

Creative Commons - Some Rights Reserved
 
Un proyecto realizado por Blogestudio